..

...

Lunes 16 de Septiembre

Insomnio: ¿Por qué no puedo dormir?

¿Quién no ha pasado alguna mala noche en la que parece misión imposible contraer el sueño y por más que se intenta el resultado es “no puedo dormir”?

Esto puede deberse a diferentes razones que pueden estar relacionadas. Sin embargo, podemos distinguir dos causas principales en la literatura científica: las médicas y las externas. En este artículo trataremos principalmente las causas externas.

El estrés es una de las causas más habituales que puede llevar a la persona a no ser capaz de conciliar el sueño. Preocupaciones relacionadas a la salud, la economía, el trabajo, los hijos, etc, hacen que no descanses, te mantengas activo y de esta manera se complica la acción natural de dormir.

Aquí te dejamos varios consejos que si los practicas pueden mejorar los problemas de insomnio. Los buenos hábitos de sueño son fundamentales para prevenir el insomnio, también fomentan y promueven el sueño profundo y de esta manera el descanso.

  • Crea una rutina de sueño: intentando dormir todos los días el mismo número de horas y durante el mismo período, es decir, intente que la hora de acostarse y levantarse sea aproximadamente la misma todos los días. También es importante realizar un  conjunto de conductas rutinarias todos los días antes de acostarse que indiquen proximidad a la hora de dormir. (Ejemplo: tomarse un baño, leer. Etc.) de manera que le empecemos a dar señales a nuestro cuerpo de que próximamente es la hora de descanso.
  • Empecemos a asociar cama con sueño: Evite utilizar la cama para otra actividad que no sea dormir (escuchar música, realizar tareas, comer, ver televisión) de esta manera podemos establecer el vinculo cama = sueño.
  • Evita el consumo de sustancias estimulantes: En las seis horas previas al momento de acostarse no se recomienda el uso de sustancias como café, té, coca-cola, alcohol, nicotina. Etc.
  • Cuidado con la cena: evite las comidas “fuertes” o demasiado abundantes en la cena e intente cenar un tiempo prudente antes de acostarse (aprox. 2 horas antes).
  • Evite la siesta: Evite dormir cortos periodos de tiempo fuera del horario habitual de sueño, lo cual permitirá que se tenga más sueño por la noche.
  • Haz ejercicio: el ejercicio físico favorece el sueño cuando se realiza por la mañana o a media tarde, ya que produce un efecto de la relajación muscular y cierta sensación de cansancio, aspectos beneficiosos para el sueño. Sin embargo, puede ser negativo si lo hacemos antes de acostarnos, ya que provocará cierta activación física

 

Alejandro Kepp Termini

Psicólogo clínico

@SimplePsych

 

 

 


Agrega un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =