..

...

Lunes 15 de Julio

La escuela en el afrontamiento de la muerte en la infancia.

Siendo la muerte un aspecto esencial e inevitable en la vida de los seres humanos, ¿Por qué no incluirla como parte del curriculum educativo? Podemos experimentar la muerte de algún ser querido o conocido en cualquier etapa de nuestras vidas. En el caso de los niños y niñas, un proceso de duelo puede venir acompañado de un sin número de preguntas y una vivencia profunda de la tristeza y la ira. La muerte es usualmente un tema tabú y poco hablado, y se ha demostrado que suele ser uno de los miedos más grandes que se presentan en la infancia, ya que es algo ajeno, desconocido e inevitable. Para combatir con este miedo, es imprescindible hacerlos conscientes de la muerte, su irreversibilidad y universalidad. ¿Y quién mejor que la escuela para que niños y niñas adquieran los conocimientos necesarios acerca de la muerte? Entender que la muerte es parte del ciclo de la vida les ayuda a afrontar los duelos con menor ansiedad y a darle más sentido y valor a la vida.

 

Hay que tomar en cuenta que para educar sobre la muerte desde la escuela se debe de formar de manera específica a los docentes no sólo acerca de la muerte, sino que también se les debe de entrenar en el manejo de sus propias emociones. Desde la infancia se puede experimentar el fallecimiento de alguien cercano, y estando en la escuela se les puede ofrecer un acompañamiento cálido, eficaz y eficiente. Algunos aspectos a tomar en cuenta antes de incluir la muerte en las intervenciones psicopedagógicas son los siguientes:

 

  • Edad del alumnado
  • Percepción de la muerte en el alumnado
  • Conocimientos que tienen los alumnos acerca de la muerte
  • Experiencias vividas relacionadas a la muerte

 

Aunque de momento en nuestro país no se aplican programas de psicoeducación acerca de la muerte en las escuelas, podemos seguir las siguientes recomendaciones en la escuela:

 

  • Aceptar que las opiniones que nuestros alumnos tengan sobre la muerte forman parte de la curiosidad normal que tienen sobre la vida
  • Evitar el uso de descripciones abstractas acerca de la muerte (como igualarla al sueño o al descanso). Lo ideal es brindarle hechos claros, sencillos y reales para prevenir ideas confusas
  • Asegurarse de que dentro del ambiente escolar los sentimientos de niños y niñas son aceptados y apoyados
  • En caso de llevar a cabo un programa dirigido al entendimiento y afrontamiento de la muerte, tomar en cuenta la edad evolutiva en que se encuentra cada grupo de alumnos

 

Blas Valenzuela

Psicólogo Infanto-Juvenil

blasvalenzuelac@gmail.com

@blasvalenzuelac


Agrega un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 10 =