..

...

Martes 11 de Junio

Duelo en la Tercera Edad

¿A qué llamamos pérdida? Pérdida es aquella vivencia mediante el cual sentimos la ausencia de algo o de alguien significativo e importante para nosotros. Producto de dicha pérdida, se puede ocasionar un duelo. Cada persona atraviesa por un duelo distinto, sin embargo, en los adultos mayores suele manifestarse más frecuente, ya que los mismos están expuestos a presenciar numerosas pérdidas en la última etapa de su vida.

Cabe precisar que, los adultos mayores no solamente atraviesan por un duelo producto de la pérdida de un ser querido, sino que, también la presencian cuando se jubilan, cuando se enferman o cuando simplemente su cuerpo se deteriora de manera natural producto de la vejez y todo lo que trae consigo la misma. En los adultos mayores se considera muy difícil enfrentar las pérdidas por lo tanto esto puede manifestar problemas emocionales, físicos y demás.

En lo que respecta a las causas más comunes de duelo en la tercera edad, es posible afirmar que la viudez es una de ellas. La misma consiste en enfrentarse a la pérdida del ser con quien se ha compartido la mayor parte de la vida. Es normal que durante el primer año los mayores se sientan deprimidos y, angustiados. Esto se debe a que, no sólo tienen que superar la muerte del cónyuge, sino que, además deben confrontar el hecho de tener que adaptarse a la cotidianidad de la vida sin pareja. Asimismo, los adultos mayores se enfrentan a la pérdida de los amigos, ya que el círculo con quienes comparten se va reduciendo provocando en el adulto mayor sentimientos de abandono y soledad, quedando éstos con la incertidumbre de: “Cuando me tocará a mí?”.

Por su parte, la jubilación suele ser un duelo que afecta a muchos de los adultos mayores. Esto se debe a que la misma consiste en un cambio de hábitos, los cuales provocan sentimientos de tristeza, reducción de ingresos económicos e incluso, en algunos casos, se presentan síntomas de depresión, sensación de pérdida de valía y aburrimiento. A este cambio -de trabajador a jubilado- en algunas ocasiones se le suman problemas de salud que impiden que el adulto mayor se le dificulte salir a resolver sus diligencias con la misma agilidad que presentaba antes, causando que la persona jubilada sienta que ya no tiene control de su vida.

Finalmente, cabe precisar que la pérdida que desencadena el duelo no siempre es física. En la vejez, por naturaleza, se pueden presentar enfermedades orgánicas o físicas que en algunas ocasiones presentan un duelo para los adultos mayores, ya que los planes que tenían de una manera u otra se ven afectados por el temor de: ¿Qué pasará ahora?

Los cambios o pérdidas expuestos anteriormente suelen ser los más comunes a los que se ven enfrentados los adultos mayores. La vejez en muchas ocasiones despierta miedo y el pensamiento de muerte.

¿Por qué no vemos la vejez como una nueva etapa de la vida? ¿Qué quiero hacer?, Acompañado de una reflexión de todo lo que hemos construido y logrado a lo largo de nuestra vida.

Lic. Melissa González Bachá
Psicogerontóloga/Especialista
Envejecimiento y Demencias
melissagonzalezbacha@gmail.com
@caminosanejos


Agrega un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 12 =