..

...

Jueves 8 de Junio

Manejo de duelo

¿Cómo serán esos primeros días?

postcard

Al darnos cuenta por primera vez que la vida ha terminado para alguien a quien amamos, entramos en un estado de shock.

 La incredulidad se presenta una y otra vez. Se establece un estado de adormecimiento, lo que nos permite lidiar en varios niveles y manejarnos bastante bien. Hay un período de tiempo (usualmente de una a tres semanas) en el que tomamos decisiones, damos la noticia, asistimos a los actos fúnebres, y confortamos a otros. Al verlo retrospectivamente, nos asombramos a nosotros mismos de nuestra habilidad para funcionar y controlar nuestras emociones. Esto es un mecanismo de defensa inconsciente para protegernos de la angustia y miedo que la pérdida nos provoca. Es una respuesta fisiológica del cerebro que ocurre cuando entramos en shock. Se liberan sustancias estratégicas en nuestro organismo que evitan que sintamos el impacto completo de nuestra pérdida. Al pasar los días, estas sustancias empiezan a agotarse y de pronto experimentamos la muerte de manera más realista. Notamos que ahora nuestras emociones están más cerca de la superficie, y la mera evocación o pensamiento acerca del fallecido nos provoca lágrimas y tristeza. Incluso se “siente” que nuestro duelo está empeorando, pero tenga por seguro que ése es un signo de progreso, y es un patrón de duelo establecido.

 


Comentarios

Stephanie Abendaño:

Reconocer y abrirse al dolor permite al sujeto sentir ese dolor, mirarlo, abrazarlo, expresarlo y, lo más importante, no reprimirlo. Así, el duelo fluctúa entre el hacer y el sentir, dando una orientación que permita aceptar y entender, intelectual y emocionalmente, la pérdida.

Agrega un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 11 =